viernes, 4 de abril de 2014

Consejos para cuidar a tu perro

Ellos merecen lo mejor, por eso debemos darles los mejores cuidados posibles. Estos son algunos tips que te serán útiles si quieres que tu mejor amigo sea feliz:


Proporcionarle una dieta de calidad. Compra una buena marca de pienso e intenta no darle demasiada "comida humana". Esto es importante para que esté bien alimentado y no haya problemas de salud en el futuro. También intenta que no se exceda para que no llegue a tener obesidad.

Siempre agua fresca a su alcance. Los perros necesitan mucha hidratación, sobre todo cuando hay estado haciendo ejercicio. Cámbiale el cacharro del agua varias veces al día para que la tenga limpia y fresca.

Mínimo 3 salidas al día. Si tú no puedes proporcionárselas por falta de tiempo, siempre puedes buscar un paseador de perros profesional, que por unos 5 euros al día puede ayudarte. Al menos una de las salidas, debes dejarle que se ejercite bien durante un rato lo más largo posible.

Asearle periódicamente. Los baños y los cortes de uñas también son importantes. Aún así, tampoco es bueno excederse porque los continuos baños pueden dañarles la piel.

Visitas al veterinario. Debes llevarle con frecuencia para que le revise y le ponga sus vacunas. Esto le asegurará una vida de más calidad y más longeva.

Darle cariño. Los perros suelen ser muy dependientes de sus amos, y necesitan todo el amor que se les pueda dar. Solo así serán felices de verdad.


domingo, 2 de marzo de 2014

Consejos para cuidar a tu gato

Los gatos son una de las mascotas más fáciles de mantener. Son limpios, suelen ser independientes y no es necesario sacarlos a dar argos paseos como puede pasar con los perros. Aún así, es importante tener en cuenta algunos de los cuidados básicos para que tu gato se mantenga en unas condiciones óptimas.




Comida. La mayoría de los veterinarios recomiendan que les demos pienso en lugar de latitas de comida blanda. El pienso ayuda a fortalecer sus dientes y encías y, a la larga, es más beneficioso para la salud de nuestros mininos. Por supuesto, también es importante fijarse en la marca que le damos, porque no todas tienen la misma calidad.

Cepillado. Debemos cuidar su pelaje, sobre todo si se trata de gatos con el pelo largo como los persas. Hay que pasarles el peine con frecuencia para que no se les forme nudos que luego serán muy difíciles de quitar, y que pueden provocar problemas en su delicada piel. Es bueno acostumbrarles desde cachorros, porque sino se pueden poner muy agresivos cuando lo intentemos, y puede resultar imposible.

Uñas. Tiene que tener un tronco o un juguete que le sirva para rascar, sino tus muebles lo sentirán, y mucho.

Cama. Es bueno que tengan un lugar para dormir que sea solo suyo, aunque lo más probable es que lo único que haga es mirar con desprecio la camita que le has comprado y se quede dormido en cualquier otra parte de la casa. Eso sí, lo habremos intentado.

Juguetes. Como nosotros, también necesitan cosas con las que entretenerse. Cómprale algún juguete con el que pueda divertirse, sin necesidad de ser lo más caro porque luego llegan a disfutar con las cosas más simples como un trozo de cuerda o una pelota pequeña.

Vacunas. Esta es una de las cosas más importantes, porque la salud de nuestro amigo dependerá de ello. Sobre todo si comparte casa con un perro, ya que este saldrá a la calle, es de vital importancia que le llevamos al veterinario regularmente para que le vacune.

Esterilización. Hay mucha polémica a este respecto, pero lo cierto es que se evitan muchos problemas, tanto conductales como de salud. ¡La decisión es tuya!


lunes, 3 de febrero de 2014

Bizcocho con pepitas de chocolate y yogur


Ingredientes:

3 huevos grandes
1 yogur de limón o natural
350 gr. de azúcar (=2 vasitos de yogur)
475 gr. de harina de repostería (=3 vasitos de yogur)
125 ml. de aceite de girasol o de oliva (=1 vasito de yogur)
125 gr. de pepitas de chocolate (=1 vasito de yogur)
1 sobre de levadura


Preparación:

Precalentar el horno a 180ºC. Echar los huevos, el yogur y el aceite en un cuenco. Mezclar y añadir el azucar. Volver a remover y, cuando esté todo bien integrado, tamizar la harina y el sobre de levadura en la mezcla. Ir echando poco a poco mientras se remueve. Por último, se añaden las pepitas.

Pasar la mezcla a un molde, previamente untado con mantequilla y meter al horno uno 45 minutos. Para comprobar que está hecho, hay que clavar un palillo y este tiene que salir limpio. Y ya está, buenísimo!

domingo, 12 de enero de 2014

Razones para ser vegetariano

¿Estás considerando hacerte vegetariano? Hay muchas razones por las que hacerlo, tanto éticas como de salud. Algunos quieren vivir más saludablemente o perder peso, otros lo hacer por cuestiones religiosas, y otros, simplemente por amor a los animales. Puedes pensar que es un camino arduo, y en algunas cuestiones lo es, sobre todo en lugares como España en los que hay tanta gente aferrada a la tradición. 


Por suerte, poco a poco la situación va cambiando, y cada vez más personas se unen a este saludable estilo de vida. Estas son algunas de las razones por las que es un paso acertado que dar:

No participarás en asesinatos diarios. Millones de vidas se sesgan cada día en el mundo para alimentar a la población humana. Hacinados en pequeñas jaulas desde su nacimiento, los animales esperan el día de su muerte en condiciones pésimas, sin poder disfrutar ni un día de su vida. 

Vas a prevenir enfermedades. Hay muchos estudios que demuestran que esta dieta previene problemas cardiacos y algunos tipos de cáncer.

Bajarás de peso. Si no comes bollería en exceso, te aseguro que lograrás este objetivo. La dieta vegetariana es perfecta para esto, y mientras tanto mejoras tu salud.

Vivirás más tiempo. Se ha comprobado que los vegetarianos vivimos de media unos 13 años más que las personas que se alimentan con carne

Reducirás el riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos. Aquí ya no hay vacas locas ni anisakis, así que puedes comer tranquilo.

Tendrás más energía. Si equilibras bien los alimentos que tomas diariamente, esta dieta te ayudará mucho a enfrentarte al día a día. Tu cuerpo estará más nutrido y, por lo tanto, tendrás más combustible que gastar.

Ayudarás a reducir la contaminación. La industria de la carne es devastadora para el medio ambiente. Si te haces vegetariano, dejarás de participar en este negocio cruel.

Ayudarás a reducir el hambre. Si todo el grano que alimenta ahora a la ganadería se destinara a las personas, el hambre en el mundo podría acabarse.

Puedes ahorrar dinero. Las verduras, la pasta y las frutas harán que gastes mucho menos que cuando te alimentabas de carne y pescado.


domingo, 29 de diciembre de 2013

Salva una vida: adopta una mascota

Si estás listo para tener una mascota, ¡enhorabuena! Pronto tendrás un nuevo miembro en la familia que, seguro, va a enriquecer tu vida y la de los tuyos. Ahora es cuando deberás considerar otra de las eternas cuestiones en este tema: ¿compro o adopto?


Dependerá de muchas cuestiones, pero en mi opinión, si es posible siempre deberíamos decantarnos por la adopción. Los refugios de animales son el perfecto lugar en el que encontrar un compañero. Hay montones de perros y gatos que necesitan un hogar, y tú puedes ser la persona que les saque de su soledad y les de esa segunda oportunidad que tanto merecen. En estos lugares hay tanto cachorros como perros adultos, además de una gran variedad de razas, puras y mezclas.

Además de estar salvando la vida a uno de tantos pequeños de cuatro patas que necesitan nuestra ayuda, será una forma de no contribuir a la sobre-población de mascotas que han provocado los negocios de animales, y que tanto daño ha hecho. Tener una mascota venida de un refugio puede ser una experiencia maravillosa, con muchos más pros que contras. Ese animal te agradecerá toda su vida que le hayas sacado de una vida miserable y solitaria, y te compensará cada día con su infinito cariño.


miércoles, 20 de noviembre de 2013

Lasaña de espinacas y champiñones



Ingredientes (para 2 personas):

10 láminas de lasaña

100 gr. de espinacas 
170 gramos de champiñones 
1/2 cebolla 
1 diente de ajo
125 gr. de queso emmental
75 gr. de queso curado
250 ml de salsa de tomate casero
30 gr. de parmesano rallado
1 cucharita de albahaca  
agua
aceite virgen extra
sal
perejil


Preparación:

Cocer las láminas de lasaña en abundante agua sazonada y con un chorrito de aceite, durante 12-15 minutos. Después, una vez limpias y picadas las espinacas, cuécelas, escúrrelas, y mézclalas con los quesos emmental y curado. Pon a dorar la cebolla y el ajo, y cuando cojan color, incorpora los champiñones. Cocínalos 5 minutos y añade la salsa de tomate y la albahaca.


Coloca 2 láminas de pasta sobre un molde para el horno y cúbrelas con la mezcla de espinacas y queso. Tapa con otras 2 láminas y añade los champiñones con el tomate. Vuelve a cubrir, y pon otra capa de espinacas. Así hasta terminar. 


Una vez hecho esto, mételas al horno a 190ºC durante 10-15 minutos. En este momento, saca la bandeja y espolvorea la lasaña con el queso parmesano. Vuelve a meterla en el horno y gratínala durante un par de minutos. Ya tienes tu deliciosa lasaña vegetariana!


sábado, 5 de octubre de 2013

Antes de adoptar una mascota

Muchos pueden ser los motivos por los que adoptamos a nuestras mascotas. Unos lo harán porque se sienten solos, otros para enseñar a sus hijos valores como el respeto a los demás seres vivos, y otros, incluso por la simple ventaja de tener un fiel amigo que les acompañe en sus caminatas. Solo hay una cosa que, seguro, todos tendremos en común: ese animal nos entregará su corazón, y lo hará de un modo tan absoluto que pocas personas son capaces de emular.




Quienes hemos vivido con animales en algún momento de nuestra vida sabemos que difícilmente se puede encontrar un amor más puro que el que nos profesan nuestras mascotas, y por eso la decisión de adoptar un animal es tan importante.

Compartir tu casa con una preciosa mata de pelo (o de plumas, o de escamas!) puede ser muy fácil y gratificante, pero también debemos saber que tiene sus inconvenientes. Tenemos que ser conscientes de la enorme responsabilidad que eso conlleva, porque no se trata de adquirir un bonito peluche para jugar un tiempo con él y, cuando ya nos hayamos hartado, dejarlo tirado en un rincón. Los animales sufren, igual que nosotros, y se dan cuenta perfectamente de lo que ocurre a su alrededor y de lo que eso despierta dentro de ellos. Porque SÍ, los animales tienen sentimientos, y no me importa que muchos, entre ellos algunos científicos, se ufanen diciendo que no es así. Yo lo veo cada día, y por suerte cada vez hay más estudios que lo corroboran.




Por eso, cuando tomamos la gran decisión de adoptar una mascota, debemos meditarlo muy bien y plantearnos si realmente seremos capaces de afrontar todas las situaciones que se nos pueden presentar, entre ellas:

Una mascota es para toda la vida. O al menos, para toda su vida. Algunas personas se lanzan a comprar o adoptar un animal sin tener en cuenta la esperanza de vida de estos compañeros. Un perro puede llegar a durar alrededor de 15 años; un gato, incluso más de 20; y ya si hablamos de mascotas como los loros, la longevidad puede dispararse hasta los 100 años en algunos casos. A todos se nos puede complicar la vida, eso es inevitable, pero debemos preguntarnos si seremos capaces de hacer lo posible para asegurar el bienestar de nuestro pequeño amigo, sin tirar la toalla al más mínimo inconveniente.

Los animales requieren dinero. Ya sea adoptada o comprada, una mascota necesita de muchos cuidados. Y no solo debemos tener en cuenta el sustento diario, sino que tenemos que estar preparados para el desembolso que puede suponer el veterinario: vacunas, collares anti-parásitos, esterilización, o incluso operaciones inesperadas. ¿Puedes hacer frente a todo esto?

Tu compañero necesita tiempo y cariño. Su felicidad depende de ti. Tú serás su padre o madre y su mejor amigo, por eso necesitarán que le dediques tu atención, siempre el máximo tiempo que sea posible. Te lo agradecerá. Además, si te decantas por un perro, tienes que pensar también si tendrás tiempo para poder sacarle a pasear mínimo tres veces al día, o si al menos podrás disponer de alguien que lo haga en tu lugar. Sino, siempre existe la posibilidad de contratar a alguien para que lo haga.

El problema de las vacaciones. O lo llevamos con nosotros (hay miles de sitios en los que se permiten animales), o siempre se puede optar por la alternativa de la residencia. Pero nunca optéis por la salida fácil, por favor. Todos conocemos esos casos en los que una familia compra un precioso cachorrito y, aunque al principio todo va estupendamente, ese bebé crece, las vacaciones de verano llegan y, como ya no es tan adorable y manejable, deciden que ya no se pueden ocupar de él. Y ahí se queda ese pobre perrito, tirado en medio de una carretera, solo y sin tener a su lado a las únicas personas a las que había querido en su corta vida. Inhumano, ¿no?



Solo debemos pensarlo un poco antes de adoptar. ¿Podremos cumplir estos requisitos? Si no, por favor no lo hagáis. Los animales no son juguetes, son vidas que tienen el mismo valor que la nuestra.